domingo, 29 mayo, 2022
⏱ Artículo de 4 minutos de lectura

La magnetoterapia utiliza imanes para tratar determinadas dolencias.

En esta hoja informativa, descubrirá más sobre esta práctica, sus principios, su historia, sus beneficios, quién la practica, cómo y, por último, las contraindicaciones.

La magnetoterapia es una práctica no convencional que utiliza imanes con fines terapéuticos. Los imanes se utilizan para tratar una gran variedad de problemas de salud (dolor crónico, migrañas, insomnio, trastornos de curación, etc.).

Hay dos categorías principales de imanes:

  • Los imanes estáticos o permanentes, cuyo campo electromagnético es estable
  • Los imanes pulsados, cuyo campo magnético varía y que deben estar conectados a una fuente eléctrica.

La mayoría de los imanes de venta libre pertenecen a la primera categoría.

Se trata de imanes de baja intensidad que se utilizan de forma independiente e individual. Los imanes pulsados se venden como pequeños dispositivos de mano, o se utilizan en la consulta bajo supervisión médica.


 

Los principios fundamentales de la magnetoterapia

El funcionamiento de la magnetoterapia sigue siendo un misterio. No se sabe cómo influyen los campos electromagnéticos (CEM) en el funcionamiento de los mecanismos biológicos. Se han propuesto varias hipótesis, pero ninguna ha sido probada hasta la fecha.

La hipótesis más común es que los campos electromagnéticos actúan estimulando el funcionamiento de las células. Otros sostienen que los campos electromagnéticos activan la circulación sanguínea, lo que favorecería el suministro de oxígeno y nutrientes, o que el hierro de la sangre actuaría como conductor de la energía magnética.

También es posible que los campos electromagnéticos interrumpan la transmisión de la señal de dolor entre las células de un órgano y el cerebro. La investigación está en curso.


 

Los beneficios de la magnetoterapia

Hay pocas pruebas científicas de que los imanes sean eficaces. Sin embargo, algunos estudios han demostrado su influencia positiva en ciertas condiciones. Así, el uso de imanes permitiría :

Estimular la curación de las fracturas que tardan en cicatrizar: Numerosos estudios han informado de los beneficios de la magnetoterapia en términos de curación.

Por ejemplo, los imanes pulsados se utilizan habitualmente en la medicina convencional cuando las fracturas, sobre todo en huesos largos como la tibia, tardan en curarse o no lo han hecho del todo. Esta técnica es segura y tiene muy buenos índices de eficacia.


 

magnetoterapia

 

Contribuir al alivio de los síntomas de la artrosis

Varios estudios han evaluado los efectos de la magnetoterapia, aplicada con imanes estáticos o dispositivos que emiten campos electromagnéticos, en el tratamiento de la artrosis, especialmente de la rodilla.

La conclusión general de estos estudios fue que la reducción del dolor y de otros síntomas físicos, aunque medible, era modesta. Sin embargo, dado que este enfoque es relativamente nuevo, es posible que nuevas investigaciones proporcionen una imagen más clara de su eficacia.


 

Ayudar a aliviar algunos de los síntomas de la esclerosis múltiple

Según algunos estudios, los campos electromagnéticos pulsados podrían ayudar a reducir los síntomas de la esclerosis múltiple.

Se cree que los principales beneficios son los efectos antiespasmódicos, la reducción de la fatiga y la mejora del control de la vejiga, la función cognitiva, la movilidad, la visión y la calidad de vida.

Sin embargo, la importancia de estos resultados es limitada debido a las deficiencias metodológicas.


 

Contribuir al tratamiento de la incontinencia urinaria

Varios estudios de cohorte o de observación han evaluado los efectos de los campos electromagnéticos pulsados en el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo (pérdida de orina durante el ejercicio o la tos, por ejemplo) o de la incontinencia urinaria de urgencia (pérdida de orina inmediatamente después de una sensación urgente de necesidad de evacuar).

Se han realizado principalmente en mujeres, pero también en hombres tras la extirpación de la próstata. Aunque los resultados parecen prometedores, las conclusiones de esta investigación no son unánimes.


 

Contribuir al alivio de la migraña

En 2020, una revisión de la literatura científica demostró que el uso de un dispositivo portátil que genera campos electromagnéticos pulsados podría ayudar a reducir la duración, la intensidad y la frecuencia de las migrañas y ciertos tipos de dolores de cabeza.

Sin embargo, la eficacia de esta técnica tendría que evaluarse en un ensayo clínico más amplio.

Otros estudios han demostrado que la magnetoterapia podría ser eficaz para aliviar ciertos tipos de dolor (artritis reumatoide, dolor de espalda, dolor de pies, dolor de rodilla, dolor pélvico, síndrome algebraico miofascial, latigazo cervical, etc.), reducir el tinnitus y tratar el insomnio.

Se dice que la magnetoterapia es beneficiosa en el tratamiento de la tendinitis, la osteoporosis, los ronquidos, el estreñimiento asociado a la enfermedad de Parkinson y a las lesiones de la médula espinal, el dolor posquirúrgico, las cicatrices postoperatorias, el asma, los síntomas dolorosos relacionados con la neuropatía diabética y la osteonecrosis, así como en la modificación del ritmo cardíaco.

Sin embargo, la cantidad o la calidad de las investigaciones son insuficientes para validar la eficacia de la magnetoterapia para estos problemas.

Hay que tener en cuenta que algunos estudios no han mostrado ninguna diferencia entre los efectos de los imanes reales y los imanes placebo.


 

La magnetoterapia en la práctica

Cuando se utiliza la magnetoterapia como técnica alternativa o complementaria, es aconsejable recurrir a un especialista que supervise las sesiones de magnetoterapia.

Sin embargo, estos especialistas son difíciles de encontrar. Se pueden buscar determinados profesionales como acupuntores, masajistas, osteópatas, etc.


 

Una sesión de magnetoterapia

Algunos profesionales alternativos ofrecen sesiones de magnetoterapia. Durante estas sesiones, primero evalúan los posibles riesgos y beneficios, y luego ayudan a determinar exactamente dónde colocar los imanes en el cuerpo. Sin embargo, en realidad, el uso de imanes es sobre todo una iniciativa y una práctica individual.

Los imanes pueden utilizarse de diversas maneras: llevados, insertados en una suela, colocados en un vendaje o en una almohada ….

Cuando se llevan los imanes en el cuerpo, se colocan directamente en la zona dolorida (rodilla, pie, muñeca, espalda, etc.) o en un punto de acupuntura.

Cuanto mayor sea la distancia entre el imán y el cuerpo, más fuerte deberá ser el imán.


 

Contraindicaciones de la magnetoterapia

Existen contraindicaciones importantes para algunas personas:

  • Mujeres embarazadas: se desconocen los efectos de los campos electromagnéticos sobre el desarrollo del feto.
  • Personas con marcapasos o dispositivos similares: los campos electromagnéticos pueden alterarlos. Esta advertencia también se aplica a los familiares, ya que los campos electromagnéticos emitidos por otra persona pueden suponer un riesgo para la persona que lleva dicho dispositivo.
  • Usuarios de parches cutáneos: la dilatación de los vasos sanguíneos provocada por los campos electromagnéticos podría influir en la absorción cutánea de los medicamentos.
  • Personas con trastornos de la circulación sanguínea: existe riesgo de hemorragia debido a la dilatación provocada por los campos magnéticos. Personas con presión arterial baja: se requiere una consulta médica previa.

Breve historia de la magnetoterapia

La magnetoterapia se remonta a la antigüedad. Ya en esa época, la gente atribuía poderes curativos a las piedras naturalmente magnéticas.

En Grecia, los médicos fabricaban anillos de metal magnetizado para aliviar el dolor de la artritis. En la Edad Media, la magnetoterapia se recomendaba para desinfectar heridas y tratar diversos problemas de salud, como la artritis, así como el envenenamiento y la calvicie.

El alquimista Philippus Von Hohenheim, más conocido como Paracelso, creía que los imanes eran capaces de eliminar las enfermedades del cuerpo.

En Estados Unidos, después de la Guerra Civil, los curanderos que recorrían el país afirmaban que las enfermedades eran causadas por un desequilibrio de los campos electromagnéticos en el cuerpo. La aplicación de imanes, argumentaban, podía restablecer las funciones de los órganos afectados y combatir multitud de dolencias: asma, ceguera, parálisis, etc.

4.8/5 - (23 votos)
Tags: Magnetoterapia
❧ CLEANEZA.ES REVISTA GRATUITA En CLEANEZA, desde 2014 un equipo de redactores y colaboradores publicamos información de interés, variada y contenido útil sobre el mundo de la limpieza tanto para comunidades, como empresas o consejos para limpieza particular en el hogar. Aquí podrás encontrar valiosos consejos e información de todo tipo así como información corporativa sobre las empresas y negocios para el hogar y las personas.

Related Article

No Related Article

0 Comments

Leave a Comment